• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Dónde comer en Milán
  • Tiempo de lectura:5 minutos de lectura
Si te gusta ¡compártelo!

El frío de diciembre hace que no haya mejor excusa que sentarse en una confitería a recuperar calorías. Y si a eso le sumamos la necesidad de probar los dulces navideños italianos, no hay motivos para resistirse.

Caminar por Milán durante el último mes del año hará que te sientas parte de una película navideña. Por donde vayas encontrarás calles y vidrieras decoradas, pistas de patinaje y mercadillos. Incluso por momentos sentirás música que sale de no sé donde. Y si tienes suerte (o no!) caerán copos de nieve del cielo. Te aseguro, Milán en Navidad es de cuento.

Pero este período del año no se trata sólo de guirnaldas, Babbo Natale y regalos. También es momento de probar los dulces navideños italianos. Prepárate para un recorrido que combina historia, tradición y (mucha) azúcar.

Dulces Navideños italianos

Panettone. Foto Pave Milano

En Italia cada comida Navideña termina con una variedad de cosas dulces que te dispará el azúcar en sangre.

Varios de los postres que se sirven en las mesas del mundo durante esta época del año se los debemos a esta península, incluso a Lombardía (al menos algunas de sus variantes).

Pero, como sucede siempre con la historia, las tradiciones se funden y se mezclan con el pasar de los años. Por eso en este artículo no se trata sólo turrón y panettone.

Los protagonistas de la mesa dulce de Navidad y dónde probarlos en Milán

Il Panettone

Comencemos con el que quizás es el rey de toda mesa navideña, el panettone. Este tradicional dulce tiene su origen en tierras milaneses y según la leyenda fue creado por casualidad hacia finales del 1400.

Foto Pasticceria Cova

La ventaja de que haya sido Milán la ciudad que lo vio nacer es que las opciones para probar panettone sobran. Además, en muchas pasticcerie podrás comer una feta en cualquier momento del año. Pero como hablamos de historia, si tienes que elegir una confitería, puedes darte una vuelta por Pasticceria Cova, una de las botteghe storiche de la ciudad.

Il Torrone di Cremona

Siguiendo con los dulces navideños italianos más tradicionales y sin movernos de siglo, tenemos el turrón . Si bien son varios quienes reclaman su autoridad original, el torrone di Cremona es uno de los más antiguos del mundo. Según la leyenda, se comía incluso antes de que Colón llegara a América. No por nada es merecedor de la denominación IGP (indicación geográfica protegida).

En Milán también encontrarás turrón por todos lados, pero si quieres probar una de las marcas más tradicionales, como Rivoltini , puedes acercarte a algunas de las sucursales de Eataly. Si prefieres algo más local (y moderno), visita la pasticceria de Ernst Knam, un alemán convertido en milanés que ha trabajado con uno de los maestros de la cocina italiana, Gualtiero Marchesi.

Oh, il cioccolato

Foto Zaini Milano

Nos remontamos a períodos posteriores a Colón. Es que en esta mesa no falta el chocolate . No necesariamente habrán tabletas o bombones, pero siempre vas a encontrar variantes de los dulces tradiciones rellenos, bañados o decorados con chocolate. Además, muchas confiterías ofrecen figuras de chocolate y ni hablar de la variedad de Calendarios de Adviento con sorpresas chocolatosas.

Hace algunos años, los herederos de la fábrica de chocolate más antigua de la ciudad, abrieron un pequeño local en la calle donde originalmente producían. Entrar en Zaini Milano es como meterte en una bombonera. Y para hacerle frente al frío, date el gusto de sentarte en su pequeña barra y tomarte una cioccolata calda.

La frutta secca

Por último, otra de las cosas que no falta en las mesas de Natale es la fruta seca . Y esta categoría sí que es un mundo. Desde almendras, avellanas y nueces hasta higos disecados. Claro que acá también se mezclan las costumbres y productos de diferentes parte del mundo.

En el que (hoy descubrí) es conocido como el Quadrilatero del Food de Milán se encuentra Noberasco, de origen lígure. Atravesar su puerta te llevará en un viaje en el tiempo y a través de los perfumes y sabores del mundo. Sobre los mostradores de madera y mármol se alzan recipientes de colores cubiertos con sus campanas de vidrio exhibiendo una gran variedad de frutos secos de diferentes continentes.

Fin del recorrido

Dulces Navideños Italianos
¡Pineame!

Estos fueron mis elegidos (los más tradicionales) de los dulces navideños italianos, pero te aseguro que a lo largo de todo el país las opciones para sumar a la mesa abundan.

Hasta aquí llegamos con este recorrido que, como te adelanté, combina historia, tradición y azúcar. Piérdete por las calles de Milán (en cualquier momento del año) y regocíjate con los sabores de la Navidad.

Buon Appetito!


Si te gusta ¡compártelo!

Deja una respuesta