• Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Veneto
  • Tiempo de lectura:6 minutos de lectura
Si te gusta ¡compártelo!

Era mi primera vez en Veneto. Había aterrizado hacía unas horas en el aeropuerto de Venezia. Era diciembre, hacía sólo dos días había estaba brindando con más de 30 grados por la Navidad. Ahora me encontraba con gorro, bufanda y guantes a punto de recorrer un destino que se convertiría en uno de mis lugares en el mundo. Te voy a contar qué ver en Padua, una de las ciudades más bellas del Veneto (aunque también me animo a decir: de Italia).

Nada había leído de esta ciudad milenaria. Sólo sabía que era donde se encontraban la tumba y las reliquias de San Antonio. Nada más. Pero corría con una ventaja, saldría a caminar por la ciudad de la mano de un padovano.

Una caminata descubriendo qué ver en Padua

Padova, como se le dice en Italiano, es una de las ciudades más antiguas de Italia y fue una de las más importantes del Imperio Romano. Estuvo bajo el dominio de la Serenísima República de Venecia. Fue ciudad amurallada. Es ciudad de arte y sede de la segunda universidad más antigua del país. Por sus calles caminaron importantes personajes de la historia y hoy lo vamos a hacer nosotros para descubrir algunas de las cosas que ver en Padua.

El Santo y una piazza diferente a todas

Padova

Dejamos el auto a pocos metros de una de las puertas de ingreso a la ciudad, Porta di Pontecorvo. Mientras caminábamos hacia el puente que lleva el mismo nombre nos acompañaban las campanas del Santo (como le dicen los padovani a San Antonio). Debo decirte que con el paso de los años, ver la iglesia desde esta zona sigue siendo uno de mis ángulos preferidos.

Casi en un abrir y cerrar de ojos ya nos encontrábamos de frente a Gattamelata, una de las estatuas ecuestres más importantes del Renacimiento. Su escultor fue nada más y nada menos que Donatello. Claro que al estar junto a la Basílica de San Antonio muchas veces su importancia pasa desapercibida.

Como el objetivo de este día era simplemente caminar por la ciudad, dejamos el recorrido por la iglesia para otro momento.

Prato della Valle

Seguimos rumbo a la que es una de las plazas más grandes de Europa, Prato della Valle. Nada tiene que ver esta piazza con cualquier otra que haya visto en Italia, o incluso en el continente. Oval, rodeada de esculturas de figuras ilustres, de una canal de agua y puentes. La arquitectura de los edificios que la circundan hablan de la historia de la ciudad. En el fondo se alza otra de las importantes iglesias de Padua, Santa Giustina.

En aquel entonces la bruma del invierno invadía toda el área pero me adelanto al futuro para decirte que supe disfrutarla en las cuatro estaciones y todas valen la pena. Además, si pasas los sábados podrás recorrer su mercado.

Caminando hacia el centro de Padua

La caminata para descubrir qué ver en Padua continúo por Via Umberto I. Enseguida comencé a percibir la vida que tiene la ciudad. Poco a poco comenzaron a aparecer locales y bares. Gente caminando o andando en bicicleta en varias direcciones. De golpe no encontramos junto a uno de sus canales y en el fondo se asomaba la Specola, la sede del antiguo observatorio de Padova, convertido en museo.

Seguimos por Via Roma hasta que desprevenidamente nos metimos por una de las callecitas que se veían en los laterales. Habíamos entrado en el antiguo gueto. Si bien la historia de este barrios es muy triste, su presente es bellísimo. Caminarlo sin rumbo es una de las cosas que (aún al día de hoy) más disfruto hacer cuando visito el centro de la ciudad.

Aunque ya habíamos pasado por dos importantes (e imponentes) iglesias, todavía no habíamos visto el Duomo de Padua. El mismo se encuentra a pocos metros de la Piazzeta del Ghetto. Pero claro, luego de haber estado junto a San Antonio y Santa Giustina, la Basilica di Santa Maria Assunta no capto mucho mi atención.

Descubriendo algunos de los sitios más emblemáticos que ver en Padua

Nuestra caminata descubriendo algunas de las cosas que ver en Padua estaba llegando casi al final. Pero un paseo por la ciudad de Antenore no puede terminar sin antes recorrer tres de sus sitios más emblemáticos. Primero visitamos la Piazza dei Signori, custodiada por la hermosa Torre del Reloj Astronómico. Este rincón de la ciudad sigue siendo de mis preferidos.

Qué ver en Padua
Piazza delle Erbe

Finalmente llegamos a Piazza delle Erbe, donde todavía podíamos ver los restos que había dejado el mercado que había funcionado durante el día. Pero no sólo, porque además se encontraba llena de gente sentada junto a las mesas de los bares o conversando de pie, copa en mano.

Atravesamos el enorme Palazzo della Ragione que separa a dicha piazza con su vecina, la Piazza della Fruta. Era nuestro turno de disfrutar del ritual de la ciudad. Nos acercamos al bar All’Ombra della Piazza, ordenamos nuestras bebidas (que en Padua no puede ser otra que el Apero Spritz), un plato de cicchetti y nos dispusimos a disfrutar del típico aperitivo veneto.


Así terminó mi primer contacto con Padua, una ciudad que supo conquistarme desde el inicio. Y eso que este recorrido es sólo una pequeña muestra de todo lo que tienes para ver en este (hermoso) destino italiano.

Muchos aprovechan la estadía en Verona o Venecia para visitar Padua por el día. Te recomiendo que pases al menos una noche y que te tomes el tiempo de descubrirla sin prisa. Haz click aquí para conocer las opciones de hospedaje que tiene la ciudad.

Qué ver en Padua
¡Pineame!

Ahora sí, llegamos al final de este artículo. Espero que te sea de ayuda en la organización de tu viaje y que te inspire a recorrer un rincón diferente de Italia. No dudes en escribirme si tienes alguna consulta o comentarios. ¡Me encantará recibir noticias tuyas!

Buon viaggio!


Si te gusta ¡compártelo!

Deja una respuesta